CVR está tomando medidas para nuestros pacientes y empleados. Conozca más sobre nuestra respuesta ante el COVID-19

CVR está tomando medidas para nuestros pacientes y empleados. Conozca más sobre nuestra respuesta ante el COVID-19

Vein Conditions & Treatment FAQ

Have questions? You've come to
the right place.

Las venas varicosas son venas hinchadas, retorcidas y de color azul que se encuentran cerca de la superficie de la piel. Como sus válvulas están dañadas, retienen más sangre a una presión más alta de lo normal. Esto hace que el líquido entre en el tejido circundante, haciendo que la pierna afectada se hinche y se sienta pesada.

Las venas varicosas de las piernas, antiestéticas e incómodas, pueden provocar hinchazón en los tobillos y los pies y comezón en la piel. Pueden producirse en casi cualquier parte de la pierna, pero se observan con mayor frecuencia en la parte posterior de la pantorrilla o en la parte interna de la pierna, entre la ingle y el tobillo. En caso de no recibir tratamiento, es probable que los síntomas del paciente empeoren y que se produzcan úlceras venosas.

La función normal de las venas de la pierna, tanto las venas profundas de la pierna como las venas superficiales, es llevar la sangre de regreso al corazón. Al caminar, por ejemplo, el músculo de la pantorrilla actúa como una bomba, contrayendo las venas y forzando a la sangre a regresar al corazón.

Para evitar que la sangre fluya en la dirección incorrecta, las venas poseen numerosas válvulas. Si las válvulas fallan (una causa de reflujo venoso), la sangre fluye de regreso a las venas superficiales y retorna por la pierna. Esto provoca que las venas se ensanchen y se vuelvan varicosas. El proceso es como soplar aire en un globo sin dejar que el aire salga nuevamente: el resultado es que el globo se hincha.

Para que el tratamiento sea exitoso, este debe detener este flujo inverso en el sitio o los sitios más altos de falla de la válvula. En las piernas, las venas cercanas a la superficie de la piel drenan hacia otras venas más grandes, como la safena, que se extienden hasta la ingle. Las válvulas dañadas en la vena safena suelen ser la causa de la inversión del flujo sanguíneo hacia las venas superficiales.

La responsable es la gravedad. La distancia que hay entre los pies y el corazón es la más lejana que la sangre tiene que recorrer en el cuerpo. Por consiguiente, esos vasos experimentan una gran presión. Si las válvulas venosas no pueden controlarlo, el reflujo de sangre puede hacer que las venas superficiales se hinchen y se distorsionen.

Las condiciones que influyen en la aparición de las venas varicosas incluyen la genética, la obesidad, el embarazo, los cambios hormonales en la menopausia, el trabajo o los pasatiempos que requieren estar de pie durante mucho tiempo, y las enfermedades venosas pasadas como la tromboflebitis (es decir, la inflamación de una vena en forma de coágulo sanguíneo). Las mujeres padecen de venas varicosas en mayor medida que los hombres, y la incidencia aumenta hasta el 50% para las personas de más de 50 años de edad.

Las venas varicosas pueden doler, y los pies y los tobillos pueden hincharse al finalizar el día, especialmente en climas calurosos. Las venas varicosas pueden irritarse e inflamarse, causando enrojecimiento de la piel que las rodea. En algunos casos, los pacientes pueden desarrollar úlceras venosas.

Las úlceras venosas son zonas de la parte inferior de la pierna donde la piel ha muerto y ha dejado expuesta la carne debajo. Las úlceras pueden variar en cuanto al tamaño pudiendo tener el tamaño de una moneda de un centavo hasta rodear completamente la pierna. Son heridas abiertas dolorosas y malolientes que supuran líquido y pueden durar meses o incluso años. La mayoría de las úlceras en la pierna ocurren cuando la enfermedad venosa no es tratada. Aunque son más comunes en las personas mayores, también pueden afectar a personas de apenas 18 años de edad.

ESES (pronunciado SS) es una forma sencilla de recordar el enfoque conservador. Son las siglas de Ejercicio, Medias, Elevación y Descanso. Hacer ejercicio, usar medias de compresión, elevar y descansar las piernas no hará que las venas varicosas desaparezcan o necesariamente impedirá que empeoren debido a que la enfermedad latente (reflujo venoso) no ha sido tratada. Sin embargo, es posible que proporcione algún alivio sintomático. La reducción de peso también es de gran ayuda.

En caso de que haya áreas inflamadas o una infección, se pueden prescribir antibióticos tópicos. Si se forman úlceras, la medicación y los vendajes deberán cambiarse regularmente.

También existen tratamientos alternativos a largo plazo para las venas varicosas visibles, como la escleroterapia y la flebectomía.

Una inyección química, como una solución salina o de detergente, se inyecta en una vena causando un "espasmo" o cierre. Otras venas entonces se hacen cargo de su trabajo. Esto podría traer sólo un éxito temporal y las venas varicosas reaparecerían con frecuencia. Este tratamiento es más efectivo en venas superficiales más pequeñas, que son de 1-2 mm de diámetro o incluso menos.

Al igual que la escleroterapia, la flebectomía ambulatoria es un procedimiento quirúrgico que se utiliza para el tratamiento de las venas superficiales, en el que se realizan múltiples incisiones pequeñas a lo largo de una vena varicosa y se "extrae" de la pierna mediante ganchos o fórceps quirúrgicos. El procedimiento se realiza bajo anestesia local o regional, en un quirófano o en una "sala de procedimientos" del consultorio.

La extirpación venosa es un procedimiento antiguo para tratar las venas varicosas que consiste en introducir un cable en la vena afectada y luego sacarla fuera del cuerpo. Este procedimiento ya no se recomienda a los pacientes. Las organizaciones médicas que establecen normativas como American Venous Forum actualmente recomiendan técnicas más modernas como el láser y la ablación por radiofrecuencia, que se ofrecen en el Center for Vein Restoration. La extirpación venosa requiere un largo período de recuperación (2 a 3 semanas sin ir a trabajar) y puede causar dolor, moretones y otros problemas, como un mayor riesgo de TVP.

En los términos más simples, las arterias bombean sangre rica en oxígeno desde el corazón, mientras que las venas retornan la sangre sin oxígeno al corazón.

Las venas profundas de las piernas retornan la sangre directamente al corazón y se hallan en el centro de la pierna, cerca de los huesos. Las venas superficiales de las piernas se encuentran justo bajo la piel. Tienen menos respaldo de los músculos y huesos adyacentes que las venas profundas y, por lo tanto, pueden desarrollar un área de debilidad en las paredes. Cuando ocurre el englobamiento de la vena, ésta se vuelve varicosa. Las venas perforantes sirven como conexiones entre el sistema superficial y el sistema profundo de las venas de las piernas.

En este procedimiento, se inyecta un medicamento conocido como esclerosante en la vena afectada. Hace "espuma", llenando la vena e iniciando una reacción que genera el cierre de la vena. La sangre se redirige naturalmente a través del área afectada y la vena es posteriormente reabsorbida por el cuerpo. El médico que administra el tratamiento utiliza ultrasonido (ondas sonoras) para guiar el procedimiento y lograr la máxima precisión y seguridad.

La cobertura del seguro médico para el tratamiento de la insuficiencia venosa varía dependiendo tanto del proveedor del seguro como de su póliza específica. Por lo general, la mayoría de los proveedores de seguros clasifican los tratamientos venosos en dos categorías: los que se consideran "médicamente necesarios" y los que son de carácter "cosmético".

Debido a que la presencia y el alcance de la insuficiencia venosa se determina mejor mediante ultrasonido, animamos a cualquier persona que esté pensando en recibir tratamiento para las venas, ya sea estético o de otro tipo, a que conozca mejor el estado completo de sus venas a través de una de las pruebas de detección de ultrasonido, ya que, en la mayoría de los casos, la insuficiencia venosa no puede detectarse a primera vista. La mayoría de los proveedores de seguros cubren este examen inicial y exhaustivo.

Normalmente, las venas más grandes que son sintomáticas (es decir, las que causan molestias como dolor, molestias, ardor, comezón, hinchazón, fatiga y pesadez, así como otros síntomas que pueden ser especificados por su proveedor de seguros) se consideran "médicamente necesarias" y, por lo tanto, tienen la cobertura de su compañía de seguros.

En cambio, los procedimientos que su compañía de seguros considera "cosméticos" no suelen gozar de cobertura. Los tratamientos como la escleroterapia para las arañas vasculares pequeñas y no sintomáticas generalmente no se consideran médicamente necesarios y, por ende, requieren que el paciente los pague por su propia cuenta.

Center for Vein Restorations acepta seguros de numerosos proveedores de seguros como Aetna, Amerigroup, Anthem, Blue Cross Blue Shield, Cigna, MultiPlan, Pomco, United Healthcare, Medicaid, Medicare y muchos otros dependiendo de su ubicación específica. Ya sea que usted desee preguntar para usted mismo o para un ser querido, nuestros Especialistas de Servicios al Paciente están disponibles de lunes a jueves de 7:30 a.m. a 7:00 p.m. y los viernes hasta las 5:00 p.m. para responder a todas sus preguntas y tranquilizarlo.

Póngase en contacto con su proveedor de seguros para conseguir una mejor comprensión de los detalles específicos de su póliza y su cobertura.

Paso 1 / 4

¿Desea programar una consulta médica?

Me parece estupendo. ¿Cúal es su nombre?

¡Es un placer conocerlo! ¿Cuál es la mejor forma de comunicarse con usted?

Perfecto. Nos comunicaremos con usted en las próximas 24 horas.

Encuentre un CVR más cercano