Actualmente ofrecemos citas virtuales de telemedicina. Conozca más sobre nuestra respuesta ante el COVID-19

Actualmente ofrecemos citas virtuales de telemedicina. Conozca más sobre nuestra respuesta ante el COVID-19

Una descripción general del linfedema y sus opciones de tratamiento

Escrito por Center for Vein Restoration
Consulta venosa con el médico linfedema

El linfedema puede provocar una inflamación debilitante en cualquiera de los ganglios linfáticos, pero si adopta un enfoque proactivo para el tratamiento, puede controlar fácilmente sus síntomas.

Los ganglios linfáticos son los héroes anónimos del cuerpo humano. Estos órganos ovulares ubicados en todo el cuerpo albergan los glóbulos blancos que atacan a las bacterias, hongos y otros agentes infecciosos, lo que los hace indispensables para el sistema inmunitario.

En ocasiones, sin embargo, se puede acumular un exceso de líquido en los ganglios linfáticos, lo que resulta en un trastorno llamado linfedema. Afectando a 149 millones de personas en todo el mundo, el linfedema es causado por una falla o defecto en el sistema linfático. Si recientemente ha notado hinchazón, sensibilidad o dolor inusuales en cualquiera de sus ganglios linfáticos, lo ayudaremos a comprender mejor el problema y a encontrar el tratamiento adecuado para esta afección fácil de manejar.

Síntomas y etapas

Como su nombre lo indica, el linfedema es una forma de edema, una acumulación de líquido debajo de la piel. Como tal, el síntoma principal es la inflamación moderada a severa, con mayor frecuencia en las piernas y los pies. Otros síntomas comunes incluyen:

  • Pesadez y rigidez en la extremidad afectada.
  • Dolor e incomodidad
  • Cambios en la piel
  • Infecciones recurrentes

Dependiendo de su causa, el linfedema puede ser primario o secundario. El linfedema primario generalmente es causado por trastornos congénitos como las enfermedades de Meige o de Milroy, mientras que el linfedema secundario generalmente es producto de enfermedades como el cáncer, infecciones bacterianas, trombosis venosa profunda o insuficiencia venosa crónica.

Independientemente de su origen, el linfedema generalmente progresa a través de varias etapas:

  • Etapa 0: no hay síntomas presentes durante la etapa 0, a pesar de una lesión linfática presente.
  • Etapa 1: durante la etapa 1, la hinchazón puede ser notable cuando la extremidad está en reposo. Sin embargo, generalmente responde a la elevación y tiende a desaparecer al caminar.
  • Etapa 2: durante la etapa 2, el tejido comienza a volverse duro y firme. Estos son los primeros signos de fibrosis, un aumento gradual en el tamaño de la extremidad y un endurecimiento del tejido subyacente. La extremidad no responde a la elevación, pero aún puede tratarse.
  • Etapa 3: durante la etapa 3, la piel se vuelve inelástica y el tejido subyacente deja de responder al tratamiento. Con mayor frecuencia se asocia con heridas abiertas o infecciones fúngicas.

Tratamiento para linfedema

Aunque no existe una cura para el linfedema, con cierta dedicación y la asistencia de un especialista calificado, la mayoría de los pacientes pueden reducir sus síntomas y mejorar drásticamente su calidad de vida.

El linfedema responde bien a una serie de tratamientos conservadores. Muchos pacientes se benefician particularmente del uso de prendas de compresión en la extremidad afectada, mientras que otros pacientes encuentran alivio de la terapia con láser. También hay opciones quirúrgicas disponibles para muchos pacientes con linfedema leve a avanzado. Sin embargo, contrariamente a la creencia popular, los diuréticos no deben usarse para tratar el linfedema, ya que los diuréticos solo tienen un efecto sobre el sistema digestivo y no eliminan los síntomas del linfedema.

El linfedema también se puede manejar con terapia descongestiva completa (o CDT). CDT se divide en una fase clínica y en el hogar, las cuales implican diferentes tareas. Durante la fase clínica, los pacientes trabajan con un especialista venoso calificado para comenzar un plan de tratamiento adecuado.

En este momento, los pacientes comenzarán a usar vendajes de compresión, comenzarán un programa de ejercicios adaptado a sus necesidades y practicarán un buen cuidado de la piel y las uñas. En la clínica, un especialista en venas comenzará a drenar manualmente los ganglios linfáticos para minimizar la hinchazón. Tan pronto como los pacientes se sientan cómodos con su rutina de cuidado, pueden regresar a casa y continuar practicando por sí mismos.

Los pacientes que sufren de linfedema que adoptan un enfoque proactivo para el tratamiento pueden controlar eficazmente sus síntomas. Póngase en contacto con un especialista en venas para recibir una evaluación exhaustiva de sus síntomas y encontrar la ruta de tratamiento adecuada para usted.


Paso 1 / 4

¿Desea programar una consulta médica?

Me parece estupendo. ¿Cúal es su nombre?

¡Es un placer conocerlo! ¿Cuál es la mejor forma de comunicarse con usted?

Perfecto. Nos comunicaremos con usted en las próximas 24 horas.

Encuentre un CVR más cercano

Compartir