Síndrome de piernas inquietas (RLS)

Escrito por Center for Vein Restoration
SPI síndrome de piernas inquietas al dormir

 

Síndrome de piernas inquietas (RLS): lo que necesita saber

El síndrome de piernas inquietas (RLS, por sus siglas en inglés) es una afección en la que las piernas se sienten extremadamente incómodas, generalmente por las noches mientras está sentado o acostado. Te hace sentir ganas de levantarte y moverte. RLS puede comenzar a cualquier edad y generalmente empeora a medida que envejece. El síndrome de piernas inquietas puede interrumpir el sueño, lo que lleva a la somnolencia diurna, y dificulta el viaje. Mover las piernas reduce y puede aliviar las molestias. La necesidad constante de mover las piernas perturba el sueño y puede conducir a un deterioro de la función en la vida diaria.

La condición se sugirió por primera vez que se asociara con insuficiencia venosa Dr. Karl A Ekbom en 1944. Los médicos que tratan las venas varicosas han escuchado durante mucho tiempo de sus pacientes descripciones de dolores punzantes, zumbantes, espeluznantes, en las extremidades inferiores, síntomas que suenan muy similar a los de RLS. El síndrome de piernas inquietas ha sido aceptado como un síntoma de insuficiencia venosa por los flebólogos. Cuando RLS coexiste con insuficiencia venosa, el tratamiento de la insuficiencia venosa puede proporcionar una mejora sustancial en los síntomas y, posteriormente, en la calidad de vida.

El síndrome de piernas inquietas afecta aproximadamente al 10 por ciento de los adultos en los Estados Unidos. El RLS puede comenzar a cualquier edad, incluida la infancia, y afecta aproximadamente al doble de mujeres que de hombres. El 80% de los afectados por RLS también experimentan un trastorno periódico del movimiento de las extremidades (PLMD) durante el sueño, en el que el paciente tiene breves "sacudidas" de las piernas o los brazos mientras duerme.

PLMD hace que involuntariamente flexione y extienda las piernas mientras duerme, sin darse cuenta de que lo está haciendo. Cientos de estos movimientos de sacudidas o patadas pueden ocurrir durante toda la noche. Si tiene RLS grave, estos movimientos involuntarios de patadas también pueden ocurrir mientras está despierto. PLMD es común en adultos mayores; 4 de cada 5 personas con RLS también experimentan PLMD.

La insuficiencia venosa no solo causa venas varicosas, sino que puede ser la causa subyacente de múltiples afecciones, que incluyen celulitis de las extremidades inferiores, calambres en las piernas y síndrome de piernas inquietas. Cuando los pacientes presentan síntomas de insuficiencia venosa, los médicos a menudo solo verifican algunas de las explicaciones obvias y no profundizan para buscar la posibilidad de reflujo venoso como una causa subyacente. Desafortunadamente, hay un gran porcentaje de personas caminando con problemas venosos que no reciben la evaluación o el tratamiento que necesitan. Los síntomas del síndrome de piernas inquietas pueden variar de persona a persona, pero a menudo incluyen ardor, hormigueo, sensación de hormigueo y la necesidad incontrolable de mover las piernas. Esto generalmente es peor en la noche cuando se acuesta y generalmente se alivia al moverse o caminar. Los síntomas de insuficiencia venosa y síndrome de piernas inquietas son casi intercambiables y muchos pacientes con insuficiencia venosa superficial severa documentada y síndrome de piernas inquietas tendrán resolución de su síndrome de piernas inquietas después de un tratamiento venoso exitoso.

Tratar la causa, no solo los síntomas.

Los estudios demuestran que el tratamiento de la insuficiencia venosa puede aliviar los síntomas del síndrome de piernas inquietas. Según un estudio publicado en la revista Phlebology, en pacientes con síndrome de piernas inquietas e insuficiencia venosa, el 98% de los pacientes experimentaron alivio de los síntomas del síndrome de piernas inquietas al tratar su insuficiencia venosa, y el 80% tuvo alivio a largo plazo.

Dados los resultados de los estudios recientes, se recomienda que, antes de que los pacientes comiencen a tomar medicamentos recetados para el síndrome de piernas inquietas, soliciten una consulta de un especialista en venas calificado que pueda realizar una evaluación de ultrasonido para identificar si existe una insuficiencia venosa subyacente significativa que puede ser causando o contribuyendo a su problema. No hay inconveniente en hacerse un ultrasonido: no hay radiación involucrada, ni agujas, ni dolor, y es una prueba fisiológica que revela qué venas tienen fugas y cuánto están goteando. La ecografía venosa para la insuficiencia es conservadora, no invasiva e identifica con precisión qué pacientes tienen más probabilidades de beneficiarse del tratamiento.


Paso 1 / 4

¿Desea programar una consulta médica?

Me parece estupendo. ¿Cúal es su nombre?

¡Es un placer conocerlo! ¿Cuál es la mejor forma de comunicarse con usted?

Perfecto. Nos comunicaremos con usted en las próximas 24 horas.

Encuentre un CVR más cercano

Compartir