Calambres nocturnos en las piernas: consejos para reducir las molestias

Escrito por Center for Vein Restoration
Leg Cramps at Night Tips to Reduce Discomfort

Despertarse sobresaltado a mitad de la noche con un dolor repentino y agudo en la pierna es una forma de despertar común pero brusca. Los calambres nocturnos en las piernas a altas horas de la noche pueden interrumpir el sueño, dejándolo adolorido y cansado al día siguiente y afectando su día y su calidad de vida.

Los calambres en las piernas, también llamados caballos Charley, son contracciones repentinas e involuntarias de los músculos de la pierna. Los calambres nocturnos en las piernas a menudo se producen en los músculos de la pantorrilla justo debajo de la rodilla, pero también pueden afectar los muslos y los pies. Duran desde unos pocos segundos hasta varios minutos y van de leves a graves.

Si los calambres en las piernas le impiden descansar bien durante la noche, debe hablar con su especialista vascular sobre cualquier problema vascular subyacente que esté causando su dolor nocturno en las piernas.

¿Por qué tengo calambres en las piernas por la noche?

El síntoma principal de un calambre en la pierna es un dolor repentino y agudo en la pierna, con frecuencia acompañado de un nudo duro de tejido muscular, que se relaja y produce dolor y molestias. A diferencia de otros tipos de dolor muscular, los calambres en las piernas suelen ser agudos y aparecen sin previo aviso, normalmente durante períodos de inactividad, como dormir.

Cuando sepa qué está causando los calambres nocturnos en las piernas, encontrar una manera de reducir su malestar puede ser más accesible.

Deshidratación

La deshidratación es una de las causas más comunes de calambres en las piernas. La deshidratación puede provocar contracciones musculares y calambres. Asegurarse de beber suficiente agua durante el día es muy importante para mantener su salud general y ayudar a prevenir los calambres nocturnos en las piernas. La deshidratación puede dar lugar a un desequilibrio electrolítico, lo que puede derivar en calambres. Los desequilibrios de minerales como el potasio y el calcio pueden causar calambres.

Fatiga muscular

Tanto el uso excesivo como el uso insuficiente de los músculos pueden provocar calambres. La actividad física intensa puede agotar los músculos, mientras que un estilo de vida sedentario puede debilitarlos y hacerlos propensos a sufrir calambres. No es raro tener calambres en las piernas por la noche tras un largo día de haber permanecido de pie después de un período repentino de inactividad o que una rutina de ejercicio nueva o vigorosa cause calambres.

Ropa de cama voluminosa

Su edredón puede ser hermoso y decorativo, pero si es muy pesado o voluminoso, podría aumentar su incomodidad nocturna. La ropa de cama pesada puede presionar los pies, flexionándolos mientras duerme, lo que puede causar calambres y malestar.

Várices

Las várices pueden provocar calambres y molestias durante la noche. Las válvulas débiles en las venas de las piernas causan várices, que impiden el flujo sanguíneo. Las válvulas débiles y dañadas requieren que los músculos de las piernas trabajen más para bombear sangre hacia arriba durante el día. Cuando la circulación se vuelve más lenta naturalmente durante la noche, estos músculos finalmente se relajan, liberando la tensión acumulada en forma de fatiga y calambres.

Lesión reciente

Una lesión reciente o en proceso de sanación en la pierna podría causar calambres nocturnos en las piernas. Las distensiones musculares, que ocurren cuando se tira o desgarra un músculo, son lesiones comunes que pueden derivar en calambres en las piernas durante la noche.

Embarazo

Es común que en el segundo o tercer trimestre del embarazo, las mujeres sientan calambres en las piernas por la noche a medida que el feto crece. El feto y el útero ejercen presión sobre los vasos sanguíneos, lo que puede tensar los vasos sanguíneos de las piernas y los pies. Cargar peso extra también puede causar hinchazón e inflamación en los músculos de las piernas y provocar calambres.

Medicamentos

Algunos medicamentos, como los diuréticos, las estatinas y los betabloqueantes, pueden causar calambres en las piernas. Hable con su especialista vascular si cree que sus medicamentos están causando los calambres en las piernas, especialmente si tienen un impacto negativo en el sueño u otros aspectos de su vida diaria.

Usar el calzado incorrecto

Los zapatos que no ajustan bien o que no brindan el soporte adecuado tensan los músculos del pie durante todo el día y provocan calambres en las piernas por la noche. El calzado incómodo, como tacones o zapatos planos sin la estabilidad o amortiguación adecuada, puede agravar los problemas nerviosos y musculares en los pies y las piernas. El calzado inadecuado puede impedir la circulación, reducir el flujo de sangre y oxígeno y causar calambres o espasmos dolorosos.

Afecciones médicas subyacentes

Las afecciones como la diabetes, los trastornos nerviosos y los problemas circulatorios también pueden contribuir a los calambres en las piernas. Los síntomas como la mala circulación sanguínea y el daño a los nervios pueden provocar calambres frecuentes, especialmente por la noche.

Hable con su especialista vascular si tiene preguntas sobre el dolor en las piernas o los calambres nocturnos, especialmente si no lo dejan descansar bien por la noche. Un proveedor médico puede evaluar sus síntomas y descartar cualquier diagnóstico vascular subyacente.

¿Cómo puedo reducir los calambres nocturnos en las piernas?

Puede reducir los incómodos calambres nocturnos en las piernas con algunos cambios en el estilo de vida y cuidados personales. Cuando su proveedor de atención médica y usted hayan descartado afecciones más graves, como la trombosis venosa profunda o trastornos neurológicos como el síndrome de piernas inquietas, considere explorar terapias y remedios para aliviar los espasmos y mejorar la calidad del sueño.

Masaje

El masaje ayuda a relajar los músculos tensos y a reducir la tensión una vez que comienza un calambre. Relajar los músculos puede aliviar las molestias de un calambre y prevenir futuros calambres manteniendo los músculos flexibles y fomentando un flujo sanguíneo saludable. Utilice una presión firme pero suave y amase el músculo hasta que el calambre se disipe. Las personas con ciertas afecciones médicas, especialmente pacientes con várices u otros problemas vasculares, deben consultar a un profesional de la salud antes de utilizar masajeadores musculares pesados, también conocidos como pistolas de masaje, para asegurarse de que hacerlo sea seguro.

Terapia de calor y frío

Aplicar una toalla tibia o una almohadilla térmica sobre el músculo acalambrado puede ayudar a relajarlo. Algunas personas encuentran alivio usando una bolsa de hielo para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Si ha pasado un largo día de pie o ha hecho ejercicio riguroso, tomar un baño tibio o remojar los pies puede ayudar a que los músculos se relajen y reducir la inflamación. Si utiliza una almohadilla térmica o una bolsa de hielo, aplique una barrera como una toalla o una cubierta aislante entre la fuente de temperatura y su piel para evitar irritación o quemaduras.

Buenas prácticas de ejercicio

Realizar actividad física con frecuencia puede ayudar a prevenir los calambres musculares. Concéntrese en ejercicios que fortalezcan y estiren los músculos de las piernas, como caminar, nadar, andar en bicicleta o hacer yoga. Si su médico lo recomienda, incorpore ejercicios aeróbicos y de fuerza a su rutina. Recuerde mantenerse hidratado, hacer ejercicio de acuerdo a su nivel de condición física y hacer calentamiento y enfriamiento adecuados antes y después del ejercicio para disminuir el riesgo de desarrollar calambres en las piernas por la noche.

Estiramiento

Incorporar una rutina diaria de estiramientos, especialmente antes de irse a dormir, puede reducir de forma importante la aparición de calambres nocturnos en las piernas. Concéntrese en estiramientos dirigidos a los músculos de la pierna, incluyendo las pantorrillas, los isquiotibiales y los cuádriceps. Cuando se produce un calambre, estirar suavemente el músculo afectado puede brindar alivio inmediato. Para los calambres en las pantorrillas, intente estirar la pierna y flexionar el pie hacia arriba. Mantener un estiramiento suave durante 30 segundos muchas veces puede aliviar el dolor.

Calzado

Use calzado cómodo con soporte adecuado para el arco y una amortiguación firme en el talón para evitar calambres nocturnos en las piernas. Evite los tacones altos y los zapatos con poco soporte para el arco, especialmente si pasa mucho tiempo de pie.

Medias de compresión

Las medias de compresión también pueden ayudar a aliviar la recurrencia de los calambres nocturnos en las piernas reduciendo la hinchazón y mejorando la circulación. Es posible que el uso de medias de compresión para dormir no sea adecuado para todas las personas, así que hable con su especialista vascular sobre su uso correcto.

Analgésicos de venta libre

Los analgésicos de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor de los calambres nocturnos en las piernas. Los analgésicos no pueden evitar que comiencen los calambres en las piernas, pero pueden aliviar el dolor y el malestar después de un calambre. Si toma analgésicos de venta libre varias noches a la semana, hable con su especialista vascular sobre los calambres en las piernas.

¿Debo consultar a un médico si tengo calambres en las piernas por la noche?

Si bien la mayoría de los calambres en las piernas son inofensivos, determinados síntomas pueden indicar una afección más grave. Si sufre calambres intensos, frecuentes o persistentes, es muy importante que busque atención médica.

Busque atención médica si tiene calambres repentinos e inexplicables en la pierna, incluyendo:

  • Dolor agudo o calambres en la pantorrilla o la pierna

  • Dificultad para respirar

  • Dolor en el pecho

  • Calor repentino o enrojecimiento radiante en la pantorrilla

Estos síntomas podrían indicar un coágulo de sangre o una trombosis venosa profunda (TVP), una afección médica grave que requiere atención médica inmediata. Si cree que está mostrando síntomas de TVP, comuníquese con nuestro servicio para descartar la TVP.

La trombosis venosa profunda (TVP) puede desarrollarse sin causar ningún síntoma perceptible. Pero si sospecha que podría tener un coágulo de sangre, comuníquese con nuestro servicio para descartar la TVP al 877-SCAN-DVT (877-722-6388). Ofrecemos evaluación y diagnóstico el mismo día, damos resultados rápidos de pruebas y recetamos medicamentos anticoagulantes si es necesario. También recibirá atención de seguimiento integral para garantizar su recuperación.

Si los incómodos calambres en las piernas le quitan el sueño o afectan su calidad de vida y su rutina cotidiana, hable con su especialista vascular o proveedor de atención primaria. Los calambres crónicos en las piernas o los calambres acompañados de debilidad muscular, hinchazón o entumecimiento podrían indicar problemas de salud subyacentes que requieren atención médica, como la diabetes o la enfermedad arterial periférica.

Tratamiento vascular experto en Center for Vein Restoration

Los calambres nocturnos en las piernas pueden alterar el sueño, pero se pueden controlar con los enfoques adecuados. Entender las causas e implementar estrategias de alivio inmediato, medidas preventivas y terapias alternativas puede reducir de forma importante las molestias de los calambres nocturnos en las piernas. Emprender acciones proactivas puede ayudarle a disfrutar de noches más tranquilas y sin calambres. Reserve una cita en línea o busque un Center for Vein Restoration cerca de usted.


Encuentre un CVR más cercano

Compartir