¿Desaparecen las Várices Después del Embarazo?

Escrito por Center for Vein Restoration
Blog Do Varicose Veins Go Away After Pregnancy

Las várices ocurren cuando los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel, conocidos como venas superficiales, se retuercen y sobresalen. Estas generalmente se forman en las piernas, afectando aproximadamente al 23 por ciento de los adultos en los Estados Unidos, según el Journal Circulation de la AHA. Aunque generalmente no representan grandes riesgos para la salud, ciertamente pueden resultar incómodas y ocasionalmente conducir a condiciones venosas más graves.

Las mujeres ya tienen un mayor riesgo de desarrollar várices, pero empoderarse con el conocimiento de los signos de insuficiencia venosa durante y después del embarazo implica gestionar sus expectativas en torno a su aparición, gravedad y tratamiento. Si bien los proveedores del Centro para la Restauración de Venas pueden brindarle asesoramiento personalizado basado en la progresión de sus síntomas específicos, comprender la relación básica entre las várices y el embarazo lo ayudará a prepararse para todo lo que trae su viaje posparto.

¿Por qué Aparecen las Várices?

Las várices son causadas por el debilitamiento de las paredes de los vasos sanguíneos, generalmente en la mitad inferior del cuerpo. Cuando la sangre se mueve a través de la vena, se expande y estira, lo que resulta en una acumulación de sangre y la aparición de un color rojizo o violáceo. Además de los cambios cosméticos, el área afectada y los músculos cercanos pueden volverse lentos, dolorosos, pesados, con picazón o hinchados, según Penn Medicine.

Várices: Causas Durante el Embarazo

Al desglosar las causas fundamentales de las várices durante el embarazo, es importante recordar que el cuerpo ya está experimentando muchos cambios hormonales complejos durante este tiempo. Muchos de estos también son factores de riesgo comunes para desarrollar várices, lo que significa que el embarazo solo aumenta las probabilidades de desarrollar venas problemáticas. Por ejemplo, el embarazo provoca un aumento en la progesterona, una hormona que disminuye la función de las válvulas y relaja las paredes de los vasos sanguíneos, según la Clínica Cleveland.

Estar embarazada también aumenta la cantidad de sangre en el cuerpo, ejerciendo una presión adicional sobre los vasos sanguíneos pélvicos a medida que la sangre fluye hacia arriba y de regreso hacia el corazón. Otros factores de riesgo de várices a tener en cuenta durante el embarazo incluyen el exceso de sodio y la falta de fibra.

¿Se Pueden Evitar las Várices Durante el Embarazo?

La mejor manera de evitar los síntomas potencialmente incómodos que acompañan a las várices durante el embarazo es evitarlas por completo. Prevenir las várices durante el embarazo implica mejorar la circulación mediante:

• Evitar sentarse con las piernas cruzadas o durante largos períodos de tiempo.

• Moverse con frecuencia y elevar los pies varias veces al día.

• Usar zapatos que favorezcan las venas. Según Verywell Family, usar zapatos planos y evitar tacones altos durante el embarazo mejorará la circulación al ejercitar los músculos de la pantorrilla.

• Dormir de lado izquierdo para quitar presión de la vena grande que lleva la sangre desde las piernas hasta el corazón.

Si aún tiene preocupaciones, hable con su especialista en cuidado de venas del Centro para la Restauración de Venas sobre las medias de compresión para el embarazo.

Alivio y Manejo del Dolor de las Várices

Las várices son particularmente comunes durante el tercer trimestre del embarazo. Como se mencionó, generalmente ocurren en la mitad inferior del cuerpo, incluidas las piernas y los tobillos. El embarazo también aumenta el riesgo de que se desarrollen várices alrededor del ano o en el recto. Estas se llaman hemorroides, que también pueden ser causadas o empeoradas por el estreñimiento durante el embarazo.

Aliviar los síntomas de las várices se centra en eliminar su causa raíz: la presión. Moverse con frecuencia y usar medias de compresión seguirá siendo útil. Una bolsa de hielo o compresa fría también puede ayudar a disminuir la hinchazón cuando se aplica en el área afectada. Un especialista en cuidado de venas puede proporcionar recomendaciones personalizadas según su historial médico, la gravedad de sus síntomas y otros detalles sobre su situación específica.

Afortunadamente, las várices relacionadas con el embarazo generalmente no se consideran peligrosas y probablemente mejorarán después del parto. Por lo tanto, los proveedores de atención médica no tratan las venas problemáticas durante el embarazo. Sin embargo, puede tener en cuenta su salud venosa durante y después de su embarazo tomando medidas que reduzcan su riesgo de desarrollar várices o empeorar su condición de insuficiencia venosa actual.

Várices en el Embarazo: Cuándo Preocuparse

Hemos hablado de cómo las várices generalmente no son peligrosas, pero hay momentos en que sus síntomas se superponen con una afección grave que requiere tratamiento urgente, según la Clínica Cleveland. En algunos casos, son indicativas de una enfermedad progresiva y requieren atención médica continua. Se recomienda buscar tratamiento cuando los síntomas progresen a sangrado de una vena afectada o úlceras abiertas en la piel cerca de la vena varicosa. Esté alerta a los signos de un coágulo de sangre, que incluyen enrojecimiento, dolor y hinchazón que empeoran en una pierna.

Si bien las várices generalmente se reducen entre dos y tres semanas después del parto, a menudo vuelven con embarazos posteriores y tienen un período de recuperación más largo.

También pueden venir con síntomas más graves y ser más difíciles de tratar. Teniendo esto en cuenta, es reconfortante recordar que las várices en última instancia no son perjudiciales para su bebé a pesar de los síntomas incómodos que pueden acompañarlas. Son simplemente uno de los muchos cambios físicos temporales que experimenta su cuerpo durante el embarazo.

Buscar Alivio de las Várices Antes, Durante y Después del Embarazo

Esté embarazada o no, es crucial reconocer los pequeños pasos que puede tomar para ayudarlo a encontrar alivio de las várices y manejar sus síntomas en su vida cotidiana:

• Hacer ejercicio regularmente (si está embarazada, asegúrese de que su proveedor de atención médica apruebe su rutina)

• Elevar las piernas con frecuencia para mejorar la circulación en la parte inferior de su cuerpo y ayudar a aumentar el flujo sanguíneo al corazón

• Limitar su ingesta de sodio para prevenir la hinchazón

• Considerar usar calcetines ajustados para mejorar la circulación y prevenir el retroceso de la sangre en las piernas (si está embarazada, las medias de maternidad también pueden ayudar)

En última instancia, si las várices le impiden sentirse lo mejor posible durante su embarazo, nuestros expertos en tratamiento de venas están aquí para brindarle una consulta personalizada y comunicarse con compasión en cada paso del camino. También podemos asegurarnos de que sus várices no sean un signo de un problema médico más grave que requiera atención urgente durante o después de su embarazo.

Deje que el Centro para la Restauración de Venas (CVR) lo ayude a manejar los síntomas incómodos y lograr el bienestar físico y emocional que se merece. Llame a nuestra línea directa hoy mismo para programar una cita y explorar sus opciones de tratamiento al 240-512-4945. También puede programar EN LÍNEA.


Encuentre un CVR más cercano

Compartir