Explorando 5 Tipos de Trombosis

Escrito por Center for Vein Restoration
Blog 5 Types of Thrombosis

¿Estás considerando buscar tratamiento para un coágulo sanguíneo en las venas? Si es así, comprender algunos de los signos y síntomas básicos que acompañan a muchas de las condiciones venosas más comunes puede ayudarte a tomar las mejores decisiones para tus necesidades de atención médica. Mientras tanto, estar al tanto de los posible­­s indicadores de un problema más urgente puede ayudarte a prevenir complicaciones adicionales y priorizar tu bienestar general.

La trombosis es una afección médica grave que ocurre cuando se forma un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo o en una cavidad cardíaca. Si bien algunos tipos de trombosis son más comunes según la edad y otros factores, tomarse el tiempo para comprender algunas de las variedades más comunes puede capacitarte para reconocer síntomas preocupantes, tomar decisiones informadas sobre tu atención al ser diagnosticado y continuar gestionando tu salud en cada paso del camino.

Trombosis Venosa Vs. Trombosis Arterial: ¿Cuál es la Diferencia?

Las dos formas principales de trombosis se dividen en trombosis venosa y trombosis arterial. La trombosis venosa ocurre en venas que llevan sangre al corazón, mientras que la trombosis arterial ocurre en arterias que llevan sangre lejos del corazón. Veamos más de cerca algunos de los tipos específicos de trombosis venosa.

Trombosis Venosa Profunda

La trombosis venosa profunda (TVP) es un tipo de trombosis venosa que se utiliza para describir cualquier tipo de coágulo que ocurre lejos de la piel y en lo profundo del cuerpo. Según la Medicina de Johns Hopkins, estos coágulos generalmente se forman en las piernas, pero también pueden ocurrir en los vasos sanguíneos de las extremidades superiores.

Es crucial reconocer que el riesgo de desarrollar TVP puede aumentar cuando un paciente permanece sedentario durante un largo período de tiempo, por ejemplo, al viajar largas distancias o al permanecer en cama mientras se recupera de un procedimiento quirúrgico. Teniendo esto en cuenta, una de las formas principales de reducir el riesgo de TVP es mantenerse activo. Incluso cuando se está recuperando de una cirugía, se recomienda a los pacientes mover las piernas, los tobillos y los pies cuando puedan.

Trombosis de la Vena Femoral

La trombosis de la vena femoral es un coágulo de sangre que se forma en una rama de la vena más grande de la pierna, la vena femoral. Esta vena va desde el interior de las piernas hasta la zona de la ingle, y cuando se forma un coágulo aquí, puede viajar hasta la pantorrilla u otras áreas. Según Healthline, la vena femoral es más susceptible a los coágulos sanguíneos que las venas superficiales debido a su profundidad dentro del muslo.

Los síntomas de la trombosis de la vena femoral pueden ser similares a los de la TVP. Estos síntomas incluyen hinchazón notable de la pierna, fiebre leve y sensibilidad en la vena. Aquellos con trombosis de la vena femoral también pueden desarrollar edema por hundimiento, un tipo de hinchazón anormal causada por la acumulación de líquido que no disminuye o reduce de tamaño cuando se aplica presión durante unos segundos. Mientras tanto, la pantorrilla de la pierna afectada por la trombosis de la vena femoral puede hincharse hasta tres centímetros más que la pierna no afectada.

Aunque se han identificado algunas causas de la trombosis de la vena femoral, como dificultades derivadas de un procedimiento quirúrgico o enfermedad, la afección también puede ocurrir sin una razón conocida.

Similar a otras formas de trombosis venosa, los factores que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar este tipo de coágulo sanguíneo incluyen la falta de movilidad, antecedentes de TVP o trastorno de coagulación subyacente, traumatismo en la pierna y afecciones médicas que requieren reposo en cama a largo plazo. Un diagnóstico de cáncer también puede aumentar el riesgo de desarrollar trombosis de la vena femoral.

Síndrome de May-Thurner

El síndrome de May-Thurner puede interrumpir el flujo sanguíneo en las piernas porque comprime la arteria ilíaca derecha sobre la vena ilíaca izquierda. Estos dos vasos sanguíneos principales trabajan para ayudar a suministrar la parte inferior del torso. Mientras que las arterias ilíacas ya son propensas a la acumulación de grasa y colesterol, el síndrome de May-Thurner a menudo no presenta síntomas a menos que cause que la sangre se acumule en las piernas y conduzca al desarrollo de TVP. Cuando aparecen síntomas, estos pueden incluir piel descolorida en las piernas, dolor, pulsaciones, sensibilidad, sensación de pesadez y venas de las piernas agrandadas y hinchadas.

Si bien el síndrome de May-Thurner no se considera hereditario, la afección es ligeramente más común en mujeres y adultos de entre 20 y 50 años. Las mujeres que han dado a luz recientemente o que han tenido más de un hijo también tienen un mayor riesgo de desarrollar la afección, según la Clínica Cleveland.

Trombosis Inducida por Esfuerzo

Si bien la TVP generalmente se asocia con la inactividad, incluso aquellos en excelente forma física pueden desarrollar afecciones que causan flujo sanguíneo atípico. Los atletas que realizan movimientos repetitivos de los brazos por encima de la cabeza, como lanzar un balón de béisbol o tirar a la canasta de baloncesto, a veces pueden desarrollar trombosis inducida por el esfuerzo, también conocida como enfermedad de Paget-Schroetter. Este trastorno es más común en hombres jóvenes y tiene una variedad de causas subyacentes.

El primer paso en el manejo de pacientes con trombosis inducida por el esfuerzo generalmente implica un suero intravenoso conteniendo un anticoagulante llamado heparina. La dosis que reciban los pacientes dependerá de su peso. Esto es seguido por un goteo intravenoso de mantenimiento con la misma sustancia. Mientras tanto, los pacientes pueden aliviar el riesgo de edema (hinchazón causada por fluido atrapado) manteniendo el área afectada elevada. Pero si no se trata, esta condición puede recurrir o llevar a una embolia pulmonar, según la Biblioteca Nacional de Medicina.

Síndrome de Budd-Chiari

El síndrome de Budd-Chiari ocurre cuando las venas hepáticas, las venas que drenan el hígado, se obstruyen debido a la inflamación o compresión. Un coágulo de sangre puede causar esta condición, lo que puede provocar la acumulación de sangre y agrandamiento del hígado y el bazo. El síndrome de Budd-Chiari también puede provocar várices, que son venas agrandadas en el estómago, recto o esófago, así como cirrosis del hígado y aumento de la presión en la vena porta, que lleva sangre del bazo y el tracto digestivo al hígado.

Ten en cuenta que entre el 15 y el 20 por ciento de aquellos con formas subagudas y crónicas del síndrome de Budd-Chiari no tienen ningún síntoma en absoluto, según la Clínica Cleveland.

Esta condición tiene formas primarias, secundarias, agudas y subagudas, algunas evolucionando rápidamente. Es crítico hablar con tu médico de atención primaria de inmediato si desarrollas ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), dolor en la parte superior derecha del abdomen, ascitis (exceso de líquido que causa hinchazón en el abdomen), hinchazón en las piernas o fatiga extrema.

Reduce Tu Riesgo de Trombosis

Reconocer los tipos, signos y factores de riesgo asociados con los diversos tipos de trombosis puede ayudarte a tomar decisiones confiadas e informadas sobre tus necesidades de tratamiento.

Si crees que podrías estar experimentando trombosis venosa, visitar a un experto en cuidado de venas es el primer paso para recibir un diagnóstico rápido y el tratamiento de alta calidad que mereces.

La TVP puede ser mortal. Si experimentas hinchazón, dolor o enrojecimiento repentinos en la pierna, especialmente si también experimentas falta de aliento o dolor en el pecho, es vital obtener ayuda médica de inmediato. ¡Estos síntomas podrían indicar un coágulo sanguíneo grave!

El Centro para la Restauración de Venas (CVR) ofrece un servicio de exclusión de TVP para diagnósticos y planes de tratamiento el mismo día o al día siguiente. Nuestro número de línea directa es 877-SCAN-DVT.

Los expertos del Centro para la Restauración de Venas están aquí para ayudarte a explorar tus opciones de tratamiento para los síntomas de enfermedades venosas, como venas varicosas y arañas vasculares. Ponte en contacto con un Representante de Servicios para Pacientes hoy llamando al 240-965-3915 o programa una consulta con un experto del Centro para la Restauración de Venas.


Encuentre un CVR más cercano

Compartir