¿Qué se Puede Hacer para las Piernas Inquietas Durante la Noche?

Escrito por Center for Vein Restoration
Blog Restless Legs At Night Thumbnail

¿Sufres de calambres, comezón, hormigueo o sensación de ardor en las piernas por la noche, sensación que solo se alivia al moverlas inmediatamente... te resultan familiares estos síntomas? Si es así, es posible que tengas el síndrome de piernas inquietas (SPI). Aunque pueda parecer simplemente una molestia, el SPI, también conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, a menudo afecta gravemente la calidad y cantidad de tu sueño si no se trata adecuadamente.

Afortunadamente, los médicos certificados en el Center for Vein Restoration (CVR) ofrecen atención vascular de vanguardia para una amplia gama de condiciones venosas, incluido el SPI. Además del tratamiento experto para las venas, puedes complementarlo con cambios simples en el estilo de vida durante los episodios irritables nocturnos del SPI. Sigue leyendo mientras discutimos los mejores métodos para aliviar los síntomas de las piernas inquietas durante la noche.

Reservar una Cita

¿Qué Causa el SPI Durante la Noche?

Entender la causa de los episodios nocturnos de piernas inquietas puede ayudar a determinar qué remedios proporcionan alivio y por qué son efectivos. Según el Servicio Nacional de Salud, la causa exacta del SPI aún no se conoce completamente, pero podría estar relacionada con los ganglios basales, una parte del cerebro que utiliza un neurotransmisor llamado dopamina para regular el movimiento y la actividad muscular. Esta sustancia química envía mensajes que conectan el cerebro y el sistema nervioso para realizar este proceso.

La producción de dopamina en el cerebro disminuye si las células nerviosas están dañadas, lo que resulta en movimientos involuntarios y espasmos musculares. Los episodios de SPI suelen ocurrir más tarde en la tarde y noche porque la producción de dopamina del cuerpo naturalmente disminuye al final del día. Esto significa que tus síntomas pueden empeorar justo cuando te estás acostando y esperas un sueño reparador.

SPI Nocturno: Otros Factores de Riesgo

A pesar de la causa indeterminada del SPI, hay varios motivos conocidos por los cuales tus síntomas pueden empeorar al caer la noche. Aquí algunos factores que pueden desencadenar la disminución de dopamina relacionada con síntomas severos de SPI nocturnos:

Falta de sueño

Los episodios de SPI pueden ser desencadenados por la falta de sueño, que es uno de los muchos problemas que pueden causar. La mejor manera de evitar los síntomas de SPI relacionados con el sueño es mantener una rutina de hora de acostarse lo más consistente posible. Intenta despertarte y acostarte a la misma hora cada noche y, por supuesto, procura dormir ocho horas completas también.

Nicotina

Fumar ha demostrado tener una conexión con numerosas condiciones de salud. Según la Fundación del Sueño, algunos estudios han demostrado que la nicotina puede aumentar el riesgo de SPI y empeorar los síntomas existentes, especialmente en las mujeres. Si la nicotina ya forma parte de tu rutina diaria, los episodios persistentes de SPI son una razón más para intentar dejar de fumar.

Medicamentos

Algunos medicamentos de venta libre y recetados han demostrado agravar los síntomas de SPI, como ciertos antidepresivos, antihistamínicos, beta-bloqueadores y medicamentos anti-nauseas, según WebMD. Si notas episodios de SPI al tomar uno o más de estos tipos de medicamentos, habla con tu médico sobre una alternativa adecuada. Por supuesto, nunca debes dejar de tomar un medicamento recetado o cambiar la dosis sin consultarlo primero con tu médico.

Falta de movimiento

El SPI suele estar relacionado con la insuficiencia venosa crónica, que ocurre cuando las venas en las piernas no pueden bombear adecuadamente la sangre de vuelta al corazón para su recirculación. Esto significa que los factores de riesgo pueden superponerse con los de otras condiciones vasculares. Ya sea que estés en un largo viaje en coche o pases un largo día sentado en la oficina, intenta tomar descansos periódicos para levantarte y moverte un poco. Puedes notar una mejora notable en tus síntomas de SPI esa noche.

Ejercicio

Puede sonar contradictorio; después de todo, el ejercicio constante y moderado se sabe que proporciona una gran cantidad de beneficios que mejoran la calidad de vida. Sin embargo, ejercer demasiada presión sobre el cuerpo al realizar un entrenamiento intenso poco antes de acostarte, o incluso durante el día, puede contribuir a los síntomas de piernas inquietas. Asegúrate de que tu rutina de ejercicios se alinee con las necesidades y capacidades de tu cuerpo para obtener el máximo beneficio de tu entrenamiento.

Estrés

Si el estrés y la ansiedad están apareciendo en cualquier área de tu vida, los síntomas de las piernas inquietas podrían empeorar por la noche, lo que podría agregar más estrés a la ecuación. Mantén a raya tu estrés y las piernas inquietas; prioriza tu salud física y mental a través de actividades reflexivas que reduzcan el estrés, como el yoga, la meditación, la respiración profunda o algunos estiramientos simples. Si tu estrés y ansiedad son graves, habla con tu médico sobre las opciones de tratamiento.

Alcohol

A pesar de considerarse un depresor, el alcohol ha demostrado empeorar los síntomas de las piernas inquietas por la noche, según la Medicina de Johns Hopkins. Asegúrate de moderar tu consumo si tienes problemas para dormir debido a los síntomas de SPI.

SPI Nocturno: Opciones de Tratamiento

Dado que la causa del SPI no se conoce completamente, no debería sorprender que su tratamiento no sea una solución única para todos. Aunque puedas mantener a raya los molestos síntomas nocturnos al ser consciente de los factores de riesgo detallados anteriormente, obtener resultados óptimos a largo plazo a menudo requiere intervención profesional.

Después de un diagnóstico de SPI, tu médico determinará si puede estar relacionado con una condición venosa subyacente, proporcionando claridad al discutir las opciones de tratamiento potenciales. Según la Clínica Mayo, los pacientes con casos de SPI que no están relacionados con la insuficiencia venosa crónica pueden recibir un medicamento antiepiléptico como la Gabapentina, que afecta el sistema nervioso.

Sin embargo, si tu médico encuentra una asociación entre tu SPI y la enfermedad venosa, un tratamiento que aborde la condición central, como la ablación por radiofrecuencia endovenosa o la escleroterapia guiada por ultrasonido, puede ser más efectivo.

Los médicos del Center for Vein Restoration revisarán tu historial médico y proporcionarán un plan de tratamiento personalizado para tu trastorno venoso utilizando modalidades de tratamiento en consulta mínimamente invasivas.

Reservar una Cita

Gestionando el SPI Nocturno: Tus Próximos Pasos

Si los síntomas de tus piernas inquietas te impiden constantemente dormir y mantenerte dormido, recuerda que hay muchas maneras de obtener alivio y mejorar tu calidad de vida. Desarrolla una rutina consistente de autocuidado y prioriza tu salud venosa haciendo una cita con un médico certificado del CVR para que tengas tranquilidad mientras navegas por tus próximos pasos.

Nuestros médicos están comprometidos a proporcionar atención compasiva, accesible y efectiva para las venas a nivel nacional. Aceptamos la mayoría de los planes de seguro principales, incluidos Aetna, Blue Cross/Blue Shield y Medicare. Llama al 240-965-3915 para hablar con un representante de Servicios al Paciente útil o programa tu consulta en línea en un CVR cercano hoy.

Reservar una Cita

Encuentre un CVR más cercano

Compartir