Nutrición y Piernas Inquietas: ¿Qué me Falta?

Escrito por Center for Vein Restoration
Blog Nutrition And Restless Legs

Si alguna vez te has acostado esperando una buena noche de sueño, solo para mantenerte despierto por el dolor y la inquietud en las piernas, puede ser más que un simple caso de insomnio. El síndrome de piernas inquietas (SPI), también conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, es una condición que provoca calambres nocturnos en las piernas que se alivian temporalmente con el movimiento. No hay una causa específica para el SPI, pero existen varios factores de riesgo.

Si bien hay varias opciones terapéuticas disponibles para el SPI, puede sorprenderte saber cómo otros elementos de tu estilo de vida, especialmente tu dieta, pueden afectar cómo se manifiesta esta condición día a día. Además de seguir el plan de tratamiento establecido por tu médico certificado del Centro para la Restauración de Venas (CVR), complementar las recomendaciones con autocuidado puede optimizar los resultados y mejorar considerablemente tu bienestar físico y emocional.

Puede que no esperes saber que la dieta y la nutrición pueden desempeñar un papel significativo en la gravedad de tus síntomas de piernas inquietas. Sin embargo, se ha confirmado que varias deficiencias de vitaminas y minerales pueden contribuir potencialmente a los trastornos venosos. Sigue leyendo mientras discutimos cómo los cambios dietéticos pueden ayudar a aliviar tus piernas inquietas durante la noche.

Reservar una Cita

¿Quién tiene SPI?

Según la Clínica Cleveland, entre el 7 y el 10 por ciento de las personas en los Estados Unidos tienen SPI, siendo los casos más comunes entre personas de raza blanca, mujeres y personas asignadas como mujeres al nacer (AFAB).

Los casos de inicio temprano se clasifican como aquellos diagnosticados antes de los 45 años. Progresan lentamente y generalmente se ven afectados por antecedentes familiares. Los casos de inicio tardío se diagnostican después de los 45 años y progresan más rápidamente. Recuerda que tu riesgo de desarrollar SPI aumentará a medida que envejezcas, independientemente de los antecedentes familiares.

¿Qué causa el SPI?

Según la Clínica Mayo, el SPI puede estar relacionado con un desequilibrio de la dopamina, pero su causa exacta aún no se ha determinado por completo. Sin embargo, hay varias condiciones médicas que pueden aumentar las probabilidades de su desarrollo con su inicio:

  • Insuficiencia renal: Los pacientes con insuficiencia renal pueden tener deficiencia de hierro, conocida como anemia. El mal funcionamiento renal puede provocar una acumulación de hierro en la sangre, lo que resulta en cambios en la química corporal que pueden desencadenar o agravar los síntomas de piernas inquietas.
  • Neuropatía periférica: Término utilizado para describir el daño nervioso en manos y pies; esta condición puede ser causada por trastorno por consumo de alcohol, lesiones o infecciones.
  • Enfermedad de Parkinson: Aquellos con enfermedad de Parkinson pueden tomar medicamentos llamados agonistas dopaminérgicos, que aumentan el riesgo de SPI.
  • Condiciones de la médula espinal: Ciertas lesiones en la médula espinal se han relacionado con el SPI. Aquellos que han tenido un bloqueo espinal o anestesia espinal también tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas de piernas inquietas.

SPI: Cómo la Nutrición Adecuada Puede Ayudar

Hemos hablado sobre las causas y factores de riesgo del SPI, pero ¿qué pueden hacer los pacientes si buscan alivio nocturno del dolor, picazón y sensación de hormigueo en las piernas? Hay una variedad de pequeños cambios dietéticos que pueden ayudar a calmar las piernas inquietas y garantizar a los pacientes un sueño reparador:

  • Aumentar la ingesta de potasio y vitamina D3: Según la Clínica Cleveland, estas deficiencias de vitaminas y minerales se han relacionado con calambres. Aumentar su ingesta a través de alimentos saludables como pescado y espinacas puede ayudar a eliminar esos molestos calambres. También obtendrás beneficios para la salud del resto de estos nutrientes, incluida la reducción de la presión arterial y el fortalecimiento de los huesos.
  • Obtener más hierro: La anemia está lejos de ser una condición rara; de hecho, afecta a casi 2 mil millones de personas en todo el mundo, según el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud. No todos los alimentos ricos en hierro necesariamente estarán alineados con las sugerencias de dieta saludable de tu médico, pero mariscos, espinacas y pan integral son excelentes opciones para explorar.
  • Agregar ácido fólico y magnesio: Se ha descubierto que estos dos nutrientes alivian algunos de los síntomas del SPI, según la Biblioteca Nacional de Medicina. Esto significa que aumentar tu ingesta de alimentos como frijoles, lentejas, espárragos, almendras, edamame y verduras de hoja verde oscura puede ayudar a relajar tus piernas inquietas.

SPI: Cómo la Nutrición Inadecuada Puede Perjudicar

Si crees que estás siguiendo una dieta relativamente equilibrada pero sigues experimentando la sensación eléctrica, hormigueo y dolor que indican un brote de SPI, no pierdas la esperanza aún. Mientras que una dieta adecuada puede ayudar a aliviar estos síntomas incómodos, lo contrario también es cierto, y los hábitos de vida poco saludables pueden afectar al cuerpo de formas sorprendentes. Aquí tienes algunos alimentos para considerar reducir si estás decidido a darle un descanso a tus piernas inquietas:

  • Café y cafeína: La mayoría de la gente sabe que una taza de café nocturna puede contribuir al insomnio, pero también puede desencadenar un brote de síndrome de piernas inquietas. Es mejor evitar la cafeína mucho antes de acostarse para maximizar las posibilidades de un sueño reparador.
  • Gluten: Si has probado casi todos los remedios caseros para las piernas inquietas por la noche, considera experimentar con tu consumo de gluten. Según Healthline, algunos pacientes con SPI han afirmado que evitar el gluten ha ayudado a aliviar sus síntomas. El gluten se encuentra en trigo, centeno y cebada, así como en productos horneados y otros alimentos. Puedes encontrar sustitutos de estos alimentos en tiendas de comestibles, tiendas de salud y ciertos minoristas en línea. Prueba eliminarlo temporalmente de tu dieta y observa si mejoran tus síntomas de piernas inquietas.
  • Alimentos procesados: Puede ser difícil aceptar la cantidad de alimentos procesados en nuestra dieta, pero según la Clínica Cleveland, aproximadamente el 45 por ciento de los estadounidenses dicen que compran comida rápida al menos una vez a la semana. Si eres uno de ellos, tener un poco de autoconciencia puede ayudarte a tomar decisiones reflexivas que no solo alivien tus piernas inquietas, sino que también mejoren tu salud general. Dar pequeños pasos para evitar las compras de comida rápida, como preparar tu almuerzo con anticipación, también te ahorrará dinero.

SPI: ¿Y si la Nutrición no es la Respuesta?

Es posible que tus piernas inquietas no estén siendo afectadas por tus elecciones nutricionales. Aunque vale la pena explorar otros cambios en el estilo de vida, como la reducción del estrés y modificaciones en tu rutina de ejercicio, programar una consulta con un médico experto de CVR te dará la oportunidad de describir tus síntomas en detalle y discutir tu historial médico.

Finalmente, no tienes por qué vivir con los síntomas incómodos que acompañan al SPI — nuestros médicos comprensivos y empáticos están aquí para guiarte a través de diversas opciones de tratamiento.

CVR acepta la mayoría de los planes de seguro médico importantes, incluyendo Aetna, Blue Cross/Blue Shield y Medicare.

Llama al 240-881-0407 para hablar con un Representante de Servicios al Paciente o agenda tu consulta en línea en un centro de CVR cercano hoy mismo.

Reservar una Cita

Encuentre un CVR más cercano

Compartir