6 posibles razones por las que tiene los pies hinchados

Escrito por Center for Vein Restoration
6 possible reasions why you have swollen feet

Los pies hinchados pueden ser algo más que una molestia: pueden indicar que algo anda mal con su salud general. Si bien la hinchazón ocasional es normal, la hinchazón persistente puede ser un indicio de problemas subyacentes que requieren atención médica.

6 razones por las que se le hinchan los pies

Sus pies pueden hincharse por muchas razones, desde problemas médicos subyacentes hasta motivos cotidianos comunes. Entender por qué se hinchan los pies es esencial para mantener la salud y el bienestar generales.

Aunque es normal tener los pies hinchados de vez en cuando, las causas pueden variar desde factores cotidianos hasta afecciones médicas subyacentes. Desde el impacto de los períodos prolongados de inactividad hasta la importancia del calzado adecuado y las posibles implicaciones de los medicamentos, esta exploración proporciona información sobre la naturaleza multifacética de los pies hinchados.

Así que, profundicemos en los diversos aspectos que podrían influir en la salud de sus pies y descubramos formas de tratar y prevenir la hinchazón para disfrutar de un estilo de vida más cómodo y activo.

Actividad, movimiento y lesiones

Una de las razones más comunes de los pies hinchados es permanecer largos períodos de tiempo de pie sin moverse adecuadamente. Estar de pie durante mucho tiempo puede provocar mala circulación en las extremidades inferiores debido a su trabajo o estilo de vida, provocando una inflamación que favorece la hinchazón.

Al igual que cuando permanece de pie demasiado tiempo, la sangre y los líquidos pueden acumularse en los pies, provocando su hinchazón si pasa demasiado tiempo sentado o inmóvil. Cuando está inactivo, la gravedad arrastra los líquidos hacia las extremidades inferiores, haciendo que se acumulen en los pies y tobillos.

Puede notar una hinchazón excesiva en los pies o tobillos después de estar mucho tiempo de pie o sentado si padece afecciones subyacentes como insuficiencia venosa crónica o problemas de drenaje linfático.

Haga un esfuerzo consciente para tomar pequeños descansos durante el día, estirar las piernas y cambiar de postura con frecuencia. Ejercicios sencillos como hacer círculos con los tobillos y mover los dedos de los pies pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea y reducir la hinchazón.

Las lesiones en pies, dedos y tobillos, como esguinces, distensiones y fracturas, pueden provocar hinchazón. Acuda a un profesional médico si es posible que se haya fracturado un hueso o si presenta hematomas e hinchazón tras un accidente o lesión.

Calzado inadecuado

El calzado desempeña un papel importante en la salud de los pies. Los zapatos mal ajustados, un largo día con tacones altos o los zapatos sin el soporte adecuado para el arco del pie pueden provocar muchos problemas, incluida la hinchazón.

Los zapatos que no ofrecen un soporte adecuado para el arco del pie o que no proporcionan una amortiguación correcta pueden forzar los músculos y ligamentos de los pies, provocando inflamación e hinchazón. Los zapatos muy apretados o muy pequeños pueden restringir la circulación sanguínea en los pies y provocar la acumulación de líquido en los tejidos, causando hinchazón.

Invierta en zapatos cómodos y que le brinden buen apoyo, que se ajusten bien y le ofrezcan un soporte adecuado para el arco del pie. Evite llevar tacones altos durante períodos prolongados y elija zapatos con una puntera más ancha para permitir que los dedos se muevan libremente.

La actividad física o el ejercicio con un calzado con absorción de impacto insuficiente pueden transmitir fuerzas de impacto excesivas a los pies, provocando estrés articular, inflamación e hinchazón.

Cuando los pies no tienen el soporte adecuado, los músculos se tensan y se dificulta la circulación sanguínea. Es importante tener calzado que se ajuste bien, que proporcione sujeción al arco del pie y que sea transpirable y cómodo.

Salud vascular

Los pies hinchados que no responden a los cuidados personales o a los cambios en el estilo de vida pueden indicar posibles afecciones venosas. La insuficiencia venosa crónica, una afección en la que las venas tienen dificultades para devolver la sangre al corazón debido a válvulas dañadas en los vasos sanguíneos, puede causar acumulación de líquido en las extremidades inferiores. La insuficiencia venosa crónica puede causar hinchazón, molestias e incluso la aparición de várices.

Si nota hinchazón persistente en los pies o los tobillos, o la aparición de nuevas várices en la parte inferior de las piernas y los muslos, consulte a su especialista vascular para descartar una enfermedad venosa o la insuficiencia venosa crónica.

En Center for Vein Restoration, nuestros especialistas vasculares pueden realizar pruebas para evaluar la salud de sus venas y recomendar intervenciones adecuadas para mejorar la circulación. La mala circulación sanguínea, a menudo causada por venas dañadas, puede provocar la acumulación de líquido en las extremidades inferiores.

La hinchazón puede indicar problemas de circulación sanguínea o del sistema linfático. Afecciones como la trombosis venosa profunda (TVP) o el linfedema pueden provocar hinchazón, y su detección temprana es esencial para recibir un tratamiento adecuado y prevenir complicaciones.

Busque atención médica si observa una hinchazón repentina en los pies junto con otros síntomas como:

  • Dolores en el pecho

  • Dificultad para respirar

  • Confusión

  • Dolor en el pie o en la pantorrilla

  • Decoloración de la piel acompañada de calor

Puede tratarse de una emergencia médica como coágulos sanguíneos o trombosis venosa profunda (TVP).

Si le preocupa que usted o un ser querido pueda estar sufriendo una TVP, Center for Vein Restoration (CVR) ofrece servicios para descartar la TVP, brindándole las respuestas y el alivio que necesita. Evite largas esperas y visitas costosas a urgencias con Center for Vein Restoration.

Nuestros servicios para descartar la TVP incluyen exploración, tratamiento anticoagulante, recursos educativos y todas las consultas de seguimiento necesarias. Comuníquese con la línea directa de TVP al 877-SCAN-DVT (844-568-3691) para beneficiarse de estos servicios.

Edema

Edema es un término médico que designa la acumulación anormal de líquido en los tejidos, una causa frecuente de los pies hinchados. Esta afección puede ser consecuencia de diversos problemas de salud, como insuficiencia cardíaca, enfermedad renal o problemas hepáticos. Los edemas suelen provocar hinchazón generalizada, que puede indicar un problema de salud subyacente cuando afecta a los pies.

Consulte a un profesional médico si presenta hinchazón en los pies que no responde a los cuidados personales o a los cambios en el estilo de vida, especialmente si tiene antecedentes familiares de diabetes, cardiopatías, hipertensión o problemas hepáticos. El tratamiento de la afección subyacente puede ayudar a aliviar la hinchazón de los pies.

Dieta y estilo de vida

Su dieta y estilo de vida pueden influir significativamente en el equilibrio hídrico del organismo y contribuir a la hinchazón de los pies. El consumo excesivo de sal es uno de los culpables comunes de la retención de líquidos.

El exceso de peso, sobre todo en las extremidades inferiores, puede aumentar la presión sobre las venas de las piernas y los pies. Esta presión puede dificultar la circulación normal de la sangre y los líquidos, provocando retención de líquidos e hinchazón en los pies y tobillos.

La obesidad muchas veces se asocia con otros problemas de salud, como la hipertensión (tensión arterial alta) y la diabetes, que también pueden contribuir a la hinchazón de las extremidades. Estas afecciones pueden afectar a los vasos sanguíneos y provocar la acumulación de líquido.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los compuestos químicos del humo del tabaco pueden irritar los vasos sanguíneos, provocando que se estrechen tras inflamarse e hincharse, lo que puede causar hinchazón e inflamación en las extremidades inferiores, los pies y los tobillos.

Efectos secundarios de los medicamentos

Algunos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como hinchazón de los pies. Entre los culpables más comunes se encuentran algunos medicamentos para la tensión arterial, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) y los anticonceptivos orales.

Informe inmediatamente a su médico si observa cualquier hinchazón después de empezar a tomar un nuevo medicamento, incluyendo hinchazón en la cara, pies, tobillos o extremidades inferiores. Suspenda los medicamentos únicamente después de consultar a su médico. Si sospecha que sus medicamentos le están provocando hinchazón, su médico puede ajustar la dosis o recetarle un medicamento alternativo.

¿Cómo puedo tratar la hinchazón de los pies?

Si experimenta hinchazón persistente o leve en los pies y tobillos, hable con su especialista vascular sobre las causas subyacentes, ya que puede estar experimentando síntomas de insuficiencia venosa crónica o enfermedad venosa. También puede hacer algunos cambios en su estilo de vida para aliviar las molestias de la hinchazón de los pies, incluyendo:

Elevación

Eleve los pies por encima del nivel del corazón siempre que sea posible para ayudar a reducir la hinchazón permitiendo que el exceso de líquido se drene de los pies.

Manténgase hidratado

Una hidratación adecuada puede ayudar a prevenir la retención de líquidos, que puede contribuir a la hinchazón de los pies. Beba suficiente agua durante el día, evite las bebidas azucaradas o con cafeína y limite el consumo de sal.

Medias de compresión

Considere la posibilidad de utilizar medias de compresión o calcetines de compresión para mejorar la circulación y reducir la hinchazón.

Haga ejercicio adecuado

La actividad física frecuente como caminar o nadar, puede ayudar a mejorar la circulación y reducir la retención de líquidos. Asegúrese de incorporar ejercicios suaves a su rutina.

Evite permanecer sentado o de pie por mucho tiempo

Si su trabajo requiere permanecer mucho tiempo sentado o de pie, intente tomar descansos y cambiar su postura con frecuencia para evitar que se acumule líquido en los pies.

Lleve una dieta sana y equilibrada

Reduzca su consumo de sodio, ya que el exceso de sal puede contribuir a la retención de líquidos. Incluya alimentos ricos en potasio, como los plátanos y las espinacas en su dieta. Mantenga una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y cereales integrales y reduzca al mínimo los alimentos procesados con alto contenido en sal. Manténgase hidratado y considere la posibilidad de consultar a un nutricionista para asegurarse de estar recibiendo la combinación adecuada de nutrientes para favorecer la salud en general. Una dieta sana puede ayudarle a mantener un peso saludable, reducir la tensión en los pies y mejorar la circulación general.

Ejercicios para los pies

Ejercicios sencillos como hacer círculos con los tobillos, estirar los dedos de los pies y elevar las pantorrillas pueden ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y reducir la hinchazón.

Baños de pies

Sumergir los pies en agua caliente y sales de Epsom puede aliviar la hinchazón causada por la fatiga de los pies, esguinces o un largo día de permanecer de pie. No obstante, debe consultar a un profesional médico si padece alguna afección, especialmente heridas crónicas, diabetes o eccema venoso antes de realizar un baño de pies.

Atención vascular experta con Center for Vein Restoration

Si le preocupa la hinchazón de sus pies y tobillos, póngase en contacto con Center for Vein Restoration.

Para obtener orientación personalizada sobre la cobertura del seguro, comuníquese con un representante del Servicios al Paciente llamando al 1-800-FIX-LEGS (1-844-219-0843) o solicite una cita en línea.

Con un cómodo acceso a la atención de expertos en más de 110 centros en los EE.UU., Center for Vein Restoration está a su disposición para ayudarle. Nuestros dedicados especialistas vasculares le guiarán por tratamientos personalizados, aliviando las molestias y garantizando que se atiendan sus necesidades específicas.


Encuentre un CVR más cercano

Compartir